ASEPP

Noticias

← Otras noticias

Las infecciones, otra vez

Miércoles, 13 de abril de 2016

La asociación entre infecciones y diversas áreas terapéuticas va sumando evidencias, entre las más recientes, implicaciones en la esquizofrenia.

Hace bien poco se hablaba de una asociación entre infecciones crónicas y declive cognitivo (a raíz de un trabajo recientemente publicado en Alzheimer Disease and Associated Disorders).

Tiene algo más de recorrido (hay registros de 2011) el planteamiento de que las enfermedades autoinmunes y el número de infecciones que motiva ingreso hospitalario son factores de riesgo de esquizofrenia. Este riesgo incrementado es –se ha asegurado- compatible con la hipótesis inmunológica en subgrupos de pacientes con esquizofrenia. Esta hipótesis se apoya en la noción de que los autoanticuerpos cerebrales reactivos son parte de los mecanismos patológicos que subyacen a esa relación entre dolencia autoinmune y esquizofrenia.

Dando un paso más, se ha sugerido que hay observaciones sobre una permeabilidad incrementada de la barrera hematoencefálica durante los periodos de infección e inflamación, de ahí que se haya querido ver si la enfermedad autoinmune, combinada con exposición a infección severa, podría incrementar el riesgo de esquizofrenia.

Ahora, se dice que una buena higiene dental puede ralentizar el declive cognitivo, con el matiz de que la relación entre ambos no está bien descrita “y hacen falta estudios sistemáticos al respecto”, pero la idea se ha lanzado.

Bei Wu, de la Universidad de Duke (Estados Unidos), considera que hay ciertos indicios de que la relación entre función cognitiva y salud bucal existe, aunque admite que las evidencias aún son débiles.

REFERENCIAS:

Journal of the American Geriatrics Society. DOI: 10.1111/jgs.14036

Psychiatric news. http://psychnews.psychiatryonline.org/doi/full/10.1176/appi.pn.2016.3a24

The American Journal of Psychiatry. http://dx.doi.org/10.1176/appi.ajp.2011.11030516