ASEPP

Noticias

← Otras noticias

Entrevista a los Copresidentes del Comité Organizador del IX Congreso Nacional de la Asociación Española de Psiquiatría Privada

Sábado, 21 de mayo de 2016

Doctora L. Ferrando: “La mayoría de los trastornos mentales no se pueden controlar sin fármacos”

Doctor J.R. Domènech: “Más del 90 por ciento de enfermos mentales que siguen el tratamiento prescrito no presentan ningún tipo de discapacidad”

La Psiquiatría sigue despertando temor en muchas personas pese a que es la especialidad médica que más ha avanzado en las últimas décadas, tanto en la detección y diagnóstico de los trastornos como en los resultados terapéuticos. Esto hace que solo sigan tratamiento adecuado entre un 35% y un 50% de las personas que padecen algún trastorno mental. Uno de los objetivos del IX Congreso Nacional de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASEPP), que se celebra del 20 al 21 de mayo en Palma de Mallorca, es desestigmatizar la profesión. La doctora Laura Ferrando y el doctor Josep Ramón Doménech, copresidentes del Comité Organizador de este foro médico, hablan sobre la situación de la Psiquiatría, hoy.

PREGUNTA: “Psiquiatría, hoy” es el lema del IX Congreso Nacional de la ASEPP. ¿Cuál es la situación actual del ejercicio profesional en nuestro país?

Dra. Ferrando: Aproximadamente, el 65% de demanda asistencial en Salud Mental, se atiende desde la Sanidad Pública y el 35% desde la Sanidad Privada. En ambos ámbitos la calidad de los servicios es alta. La privada presenta ventajas, en cuanto a la rapidez asistencial, la accesibilidad y disponibilidad de los profesionales y la preservación de la intimidad.

P. :A nivel asistencial y de investigación, ¿Estamos en línea con los países más avanzados?

Dra. F.: A nivel asistencial desde luego, a nivel de investigación tenemos buenos investigadores pero nos fallan los recursos económicos y organizativos. En los últimos años, el desarrollo del Centro de Investigación Biomedica en Red de Salud Mental ha demostrado una excelencia remarcable.

P.:¿Cuáles son las patologías predominantes entre la población española?

Dra F.:Los trastornos depresivos y por ansiedad.

P.:¿Son las enfermedades mentales un problema de nuestro tiempo?

Dra. F.: No, específicamente. Son enfermedades que existen desde siempre, quizás en estos momentos gracias al progreso de la Psiquiatría es más fácil su detección. Así mismo, el aumento de la longevidad y algunas circunstancias socioeconómicas contribuyen a su incremento.

P.: Si la Psiquiatría es la especialidad médica que más ha avanzado, ¿por qué no se ve reflejado en la realidad?

Dra. F.:Sí que se ve reflejado. En las últimas décadas, la calidad de vida de las personas que sufren algún tipo de trastorno mental y continúan tratamientos adecuados, ha mejorado muchísimo.

P.:¿Por qué creen que los psiquiatras asustan todavía a los enfermos?

Dr. DOMÈNECH.:La enfermedad mental en ocasiones se manifiesta a nivel del pensamiento y de las emociones internas, no externas. El pensar que alguien pueda conocer cómo una persona es realmente o, simplemente, porque cuesta más desnudarse internamente que externamente, provoca miedos y prejuicios.

P.-¿Qué consecuencias puede tener que entre el 35% y el 50% de los enfermos mentales no sigan un tratamiento adecuado?

Dr. D.:Un agravamiento y una cronicidad en su padecer que, en ocasiones y según el tipo de patología, pueden acarrear una discapacidad muy notoria o incluso consecuencias irremediables.

P.:¿Tiene responsabilidad la familia de que el enfermo no acuda al psiquiatra?

Dr.D.:Por una parte, es difícil luchar contra la voluntad de una persona adulta incapaz de reconocer su enfermedad deteriorante. Sin embargo, cuando el paciente acude acompañado por la familia y te preguntan ¿Qué podemos hacer nosotros?, les contesto que lo más importante es que hayan conseguido convencerlo de traerlo hasta el psiquiatra y que ahora empieza nuestra tarea fundamental.

P.: Muchos enfermos que acuden a sus consultas lo ocultan a sus familias o allegados. El no aceptar la enfermedad, ¿es perjudicial para su recuperación?

Dr.D.:Los datos preliminares que poseemos a partir de un estudio que se está llevando en diversos gabinetes privados de psiquiatría nos indican que alrededor del 60% de los pacientes entre 18 y 60 años que acuden por primera vez a una consulta de psiquiatría no han comentado nada a su familia o allegados. Con el paso de las sesiones conseguimos que estas cifras disminuyan notablemente ya que un buen soporte familiar y social favorece de manera importante su recuperación.

P.:¿Qué signos nos deben alertar para acudir al Psiquiatra?

Dra.F.: Cuando durante un determinado tiempo, nuestro estado emocional nos impida continuar el ritmo habitual de vida. Una alerta importante puede ser la aparición de síntomas somáticos: dolores diversos, cansancio, cambios en el apetito y en el peso o alteraciones en el ritmo de sueño.

P:- ¿Algunos síntomas físicos pueden encubrir enfermades mentales?

Dra.F.:En muchas ocasiones, los síntomas físicos son los únicos síntomas aparentes de trastornos emocionales. Los llamados trastornos somatomorfos constituyen un porcentaje importante de consulta, con el agravante de que, en algunos casos, estos pacientes ya llevan detrás un largo recorrido por otras especialidades médicas que no han identificado el origen de su malestar.

P.: ¿Psiquiatra y psicólogo son compatibles?

Dra. F.: Absolutamente, su trabajo es complementario.

P.:¿A quién se debe acudir primero?

Dra. F.: Al psiquiatra, que es el que determina el diagnóstico y el tratamiento a seguir.

P.:¿Se pueden curar los trastornos mentales sólo con terapia psicológica?

Dra.F.:En la mayoría de casos, no.

P.:¿Los enfermos mentales pueden llevar una vida normal?

Dr. D.: En la mayoría de casos y con tratamiento adecuado, sí. Podemos afirmar, según nuestra propia experiencia, que más del 90% de casos que siguen regularmente el tratamiento prescrito no presentan ningún tipo de discapacidad limitante.

P.: ¿Qué se puede hacer y qué están haciendo ustedes para acabar con el estigma de su profesión?

Dr. D.: Uno de los objetivos principales de ASEPP es mejorar la información sobre la misma y todos sus actores: enfermedades, pacientes y familiares, psiquiatras y recursos terapéuticos existentes.

P.: ¿Sin fármacos no pueden controlarse los trastornos mentales?

Dr. D.:Los verdaderos trastornos mentales realmente no, solo algunos pequeños contratiempos de la vida cotidiana pueden gestionarse sin tener que recurrir a la terapia farmacológica. Ésta es, también, una labor que los psiquiatras hacemos en nuestra consulta.

P.: ¿Cuáles son los fármacos más novedosos y que más ayudarán a éstos pacientes?

Dr. D.: Se ha avanzado mucho en el desarrollo de fármacos antidepresivos y antipsicóticos, que aúnan la potencia y eficacia de sus predecesores pero aportan un plus de garantías de seguridad y disminución de sus efectos adversos, lo que provoca una mayor adherencia del paciente a su tratamiento farmacológico.

P.:¿Son seguros los fármacos que se utilizan en Psiquiatría?

Dra. F.:Sí, son seguros, pero deben utilizarse con precaución y sobre todo tener en cuenta sus interacciones. Antes de su comercialización todos los psicofármacos se someten a pruebas de eficacia y seguridad exhaustivas, que no se realizan con otros productos que se consideran mas inocuos.

P.: Las enfermedades mentales, ¿son una cuestión estrictamente biomédica o influyen factores sociales, económicos o ambientales?

Dra. F.:Tienen una base neurobiológica, sobre la que inciden los factores socio-ambientales.

P.:¿Existe alguna relación entre la crisis económica actual y el aumento de las patologías mentales?

Dr.D.:Una disminución de los recursos básicos de la población puede desencadenar, eso sí sobre la predisposición neurobiológica, algunos trastornos.

P.: ¿Contamos en España con los recursos y medios necesarios para atender de forma adecuada a este tipo de pacientes?

Dr.D.:El sistema sanitario español es excelente de acuerdo con los recursos económicos de que dispone. Evidentemente, siempre podemos aspirar a que se dedique una mayor atención a los trastornos mentales originarios de altas tasas de baja laboral. La prevención sería una apuesta ganadora, sin lugar a dudas.

P.:¿Qué reformas estructurales harían falta para una atención más personalizada de estos enfermos?

Dr.D.: Dotar con servicios más extensos y amplios de atención y valorar la psiquiatría privada como un gran aliado estratégico para el buen funcionamiento global de nuestro sistema de salud.

P.:¿Debería ser incluida la Salud Mental en una política integral de empleo, vivienda y educación de la Administración Pública?

Dr.D.:Sin lugar a dudas sería un elemento de promoción y terapéutico fantástico y, en algunos aspectos, ya se ha empezado a promover.

P.: La psiquiatría privada, ¿es competencia o complemento de la pública?

Dr.F.: Es un gran complemento, con el mismo objetivo final, procurar siempre la mejor asistencia para los pacientes de Salud Mental.

P.-La telepsiquiatría, el uso de apps y de las redes sociales desde la consulta de psiquiatría, ¿son ya una realidad en España?

Dra.F.: Sí, su uso es cada vez más frecuente, aunque todavía falta evidencia sobre la eficacia de muchas de ellas, y también legislación al respecto.

P.:¿Cuáles son los temas que no se atreven a preguntarles los pacientes?

Dr.D.: A lo largo de las diferentes sesiones del tratamiento nos lo irán contando todo, aunque lo principal radica en el propio psiquiatra, en no dejar ninguna pregunta por formular y hacerla en el momento oportuno. La relación empática que se ha de establecer es fundamental, y para ello nuestro gran tesoro como psiquiatras privados es el tiempo que ofrecemos y dedicamos a los pacientes.