ASEPP

Noticias

← Otras noticias

El penúltimo motivo para dejar de fumar

Viernes, 24 de julio de 2015

Dejar el tabaco es la intervención que, por sí sola, consigue mejorar en mayor medida el bienestar y la salud de un fumador. En cuanto se deja, el cuerpo se encarga de reparar los daños causados por el tabaco. Aunque es mejor dejarlo pronto, incluso en fumadores de larga duración los beneficios se aprecian claramente. Abandonar el tabaco supone un ahorro considerable (hagan números) y mejora la salud de quienes nos rodean. Ahora, un estudio basado en la cohorte de pacientes del estudio EDEN añade a la lista de motivos uno directamente relacionado con la salud mental, ya que sugiere una asociación entre el consumo de tabaco durante el embarazo y el desarrollo socio-emocional de los hijos.

Los autores, que han publicado su hallazgo en la revista European Psychiatry (Julio 2015, 30 (5) 562-568), parten del debate sobre si el consumo de tabaco en el embarazo guarda alguna relación con la conducta de los hijos, una asociación que ellos examinaron con la información disponible sobre la población incluida en EDEN.

En esa base de datos hay 1.113 familias con residencia en Francia, con registros desde el embarazo hasta el quinto cumpleaños de los hijos. Se recabaron datos sobre el desarrollo socio-emocional de éstos (síntomas emocionales, problemas conductuales, síntomas de hiperactividad/falta de atención, problemas de relación con otros niños y comportamiento prosocial) empleando el cuestionario SDQ (Strengths and Difficulties Questionnaire) a los cinco años y se contemplaron variables relacionadas con el entorno familiar por su posible efecto en los hallazgos ¿Cuáles fueron? Existe una relación entre el consumo de tabaco por parte de las madres durante el embarazo y un mayor índice de síntomas de hiperactividad/déficit de atención. Esta asociación se mantenía al tener en cuenta otros factores.

El Dr. Manuel Masegoza, de la Junta Directiva de ASEPP, razona que la metodología de este trabajo es razonablemente sólida, con más de mil casos, y que las conclusiones “deben ser consideradas”. También recuerda que este estudio es el más reciente de una larga serie que fundamenta los numerosos beneficios de abandonar el tabaquismo durante el embarazo.

Por recordar alguno de los numerosos precedentes en esta línea, además de su asociación con la hiperactividad (Am J Psychiatry 2003; 160:1985–1989) se ha sugerido que la exposición prenatal al tabaco puede estar relacionada con el trastorno bipolar (documentado en Am J Psychiatry. 2013 Oct;170(10):1178-85). Entre otras hipótesis, se planteaba ya hace décadas que la hipoxia puede ser uno de los mecanismos que explican estos efectos (Ernest L. Abel . Human Biology . Vol. 52, No. 4 (December 1980), pp. 593-625).

En cualquier caso, la bibliografía respalda el abandono del tabaco como una intervención que, además de otros aspectos más conocidos sobre la salud cardiovascular y respiratoria, contribuye a tener una mejor salud mental.