ASEPP

Noticias

← Otras noticias

Se asocia la dieta alta en grasa con alteraciones de la función serotoninérgica y síntomas de ansiedad

Jueves, 26 de noviembre de 2015

La revista British Journal of Pharmacology ha adelantado en internet un artículo de próxima publicación que indaga, en un modelo animal, sobre la relación entre la diabetes tipo 2 y la depresión. Aunque los autores parten de que esa relación es “bidireccional”, apuntan a la posibilidad de que los trastornos metabólicos desencadenen síntomas de ansiedad o depresión o de que alteren la eficacia de los fármacos antidepresivos, “posibilidades muy poco documentadas hasta el momento”.

La falta de información sólida sobre estos fenómenos animó al equipo, del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Toulouse (Francia) a estudiar la influencia de la diabetes tipo 2 en las emociones, y la propuesta de una estrategia terapéutica que podría emplearse en personas con diabetes.

Su experimento consistió en proporcionar a un grupo de cobayas una dieta rica en grasa (HFD) y someter a esos ejemplares a un análisis metabólico y conductual completo. También emplearon microdiálisis del hipocampo in vivo para aventurar una propuesta de los mecanismos subyacentes al fenotipo de los animales del grupo HFD. Finalmente, probaron si la administración crónica del inhibidor selectivo de recaptación de serotonina escitalopram o la retirada de la dieta rica en grasas podían revertir las anormalidades metabólicas y conductuales inducidas por la dieta.

Así, observaron que el incremento de peso corporal, la hiperglucemia y la intolerancia a la glucosa en la respuesta a la dieta grasa guardaban una relación con síntomas depresivos y de ansiedad. “Más aún –escribían-, este fenotipo estaba asociado con un descenso de los niveles de serotonina extracelular en el hipocampo, que podría estar mediado por una sensibilidad incrementada del auto receptor pre sináptico 5-HT1A”.

Por otro lado, destacan como “interesante” el hallazgo de que el efecto beneficioso de la administración prolongada de escitalopram estaba enormemente atenuado en los animales con dieta rica en grasa. Por el contrario, la modificación de la dieta revertía de modo total las alteraciones metabólicas y tenía un impacto positivo en los síntomas de ansiedad “aunque persistían ciertas anormalidades conductuales”.

En consecuencia, los autores razonaban que hay evidencias suficientes para relacionar dichos trastornos, y sugerían que otros trabajos se dediquen a encontrar la aplicación óptima de estos conocimientos para el tratamiento de comorbilidades.

British Journal of Pharmacology. DOI: 10.1111/bph.13343